Seis de cada diez empresas españolas apuestan por el cloud

Según el “Informe BESH 2016”, el 65 por ciento de las grandes empresas que operan en España utilizan algún servicio de infraestructura o plataforma cloud. Este porcentaje se reduce al 40 por ciento en el caso de las medianas.

CloudEl“Informe BESH 2016”, se apoya en un análisis realizado entre más de 200 compañías de diversos ámbitos de actividad, y confirma el interés entre las organizaciones por incorporar sistemas cloud a sus modelos de gestión.

El aumento de la accesibilidad, unido a una considerable reducción de costes (derivados del abandono de los modelos in-house), y a la preocupación por la portabilidad de los datos y las cargas de trabajo, son algunas de las causas que están favoreciendo una mayor confianza de las empresas a adoptar este tipo de infraestructuras.

Si se mantiene la tendencia actual, en el año 2020 la casi totalidad de las grandes organizaciones contarán con este tipo de servicios como soporte de gestión en áreas claves de actividad como facturación, ERP, BI o data warehouse.

¿Cuál es la estructura más apropiada para cada organización?

A la hora de poner en marcha una estrategia cloud es necesario analizar y estructurar  el proceso de negocio y sus correspondientes procedimientos.

Asimismo, es importante prestar atención a los siguientes aspectos de cara a optar por un determinado modelo de infraestructura cloud:

  1. Entorno flexible: No es necesario decantarse por un único entorno de infraestructura (pública, privada o hibrida), sino que se pueden combinar dos o incluso las tres tipologías en función de las necesidades específicas de cada caso.
  2. Seguridad: Antes de apostar por un sistema, una compañía debe valorar qué nivel de seguridad precisa. Los entornos con altos niveles de seguridad están especialmente indicados para empresas que manejan datos sensibles como puede ser el sector bancario, farmacéutico, telecomunicaciones, biotecnológico…
  3. Virtualización: Esta solución está indicada para ayudar a las empresas a explorar de manera segura las capacidades para cloud internas y externas, permitiendo desplegar tanto sistemas nuevos como heredados sin modificaciones.
  4. Business continuity: Es importante tener en cuenta que la demanda de negocio actual exige en muchos casos el incremento de la disponibilidad de datos y aplicaciones, así como la continuidad de los procesos productivos de los clientes. El objetivo es que las empresas puedan minimizar el tiempo de recuperación de los sistemas ante problemas técnicos y asegurar la continuidad del servicio. Para ello, se dota a los entornos de alta disponibilidad, lo que evita la pérdida de datos y asegura la fiabilidad de la información.
  5. Pruebas de concepto: Las organizaciones deben demandar entornos de demo, laboratorio y pruebas de concepto que les permitan poner en práctica escenarios de valor sobre entornos plenamente funcionales (pruebas de integración, de sistema, de certificación, etc).

Fuente: Ecommerce

×
MENÚ