SaaS, un valor añadido para la empresa

Pese a que desde distintos foros se sostiene que el cloud computing es aún joven, lo cierto es que su evolución no deja de innovar y avanzar a pasos agigantados. Un ejemplo de ello es el impacto que tiene en la empresa moderna, igual que el software basado en la nube como servicio (SaaS), su aliado más cercano y que forma parte de las tendencias tecnológicas estratégicas del momento.

Software-as-a-Service1El último año, el gasto global de servicios en la nube alcanzó los 56,6 billones de dólares, y se espera que crezca hasta los 127 en 2018, según datos de International Data Corporation (IDC).

Si bien hay distintas definiciones de lo que supone el concepto SaaS, la más simple de recordar es que es el software que se utiliza para gestionar y alojar toda la información de la empresa de forma externa. Por decirlo de otra forma, cada vez que usamos información que no tenemos alojada en nuestros ordenadores y a la que se puede acceder mediante múltiples dispositivos, como ordenadores, tablets o teléfonos.

Muchas son las ventajas que ofrece la nube, sin embargo, aún muchos creen que el paso a un sistema SaaS significa renunciar a seguridad, propiedad de datos y debilitamiento del control de la información de la empresa. En realidad, se facilita una mayor productividad y los márgenes de beneficio aumentan.

Las aplicaciones SaaS están diseñadas para dar escalabilidad y poder añadir fácilmente más usuarios, de manera que, aunque es una decisión inteligente para cualquier empresa, las pymes pueden notar más los beneficios.

Para una empresa, el salto a la gestión en la nube conlleva una completa planificación, debido en parte a que, en cloud, pagas por lo que necesitas, lo que lo hace una solución más rentable. Resultado de esto, el tamaño sí importa en SaaS, ya que la aplicación responderá en función de las necesidades de la empresa.

Fuente: Tech Week Europe

×
MENÚ