Los errores más frecuentes en la externalización de nómina y administración de personal

La externalización de los recursos humanos busca mejorar la eficiencia del departamento propio de una empresa. A fin de poder aprovechar todo su potencial, las empresas buscan un proveedor y un software de gestión de rrhh lo más apropiado posible.

ContabilidadSin embargo, en el proceso de externalización de nómina y administración de personal suelen producirse errores que afectan la toma de decisiones.

En primer lugar, muchas empresas siguen pensando en el valor de un departamento de recursos humanos interno. Sin embargo, a medida que las organizaciones afrontan nuevos retos competitivos, se plantean los beneficios asociados al uso de servicios externos.

Otro de los errores comunes es infravalorar los verdaderos costes de la gestión de nóminas y administración de personal. Según un estudio elaborado por PwC solo el 37% de los costes son visibles, quedando oculto un 63%.

No se puede olvidar la importancia de una buena estrategia, buscando mantener una buena relación a largo plazo con el proveedor, para que no sólo los beneficios a corto plazo sean cumplidos. Dependerá de la estrategia y la elección del proveedor un óptimo cumplimiento de los objetivos.

La incertidumbre que puede generar el hecho de externalizar los recursos humanos afecta en la toma de decisiones. Sin embargo, generalmente no se tiene en cuenta que la seguridad que aporta un servicio externo suele ser mucho más fiable que la que puede disponer una empresa para su sistema interno.

Además de todo esto, la externalización en el campo de los recursos humanos no implica necesariamente una reducción de la plantilla. Es la oportunidad de centrar a los profesionales en las funciones más estratégicas del área, delegando solo la parte orientada a la gestión administrativa.

Más allá de algunas creencias erróneas, la externalización de los recursos humanos se está convirtiendo en uno de los impulsores del rendimiento empresarial, siendo una oportunidad para centrar esfuerzos y mejorar el valor estratégico de la empresa.

Fuente: Harvard Deusto

×
MENÚ