La salud cardíaca de los trabajadores, determinada por la profesión y el entorno laboral

Según un estudio realizado por Bupa, matriz de Sanitas, y la World Heart Federation, los españoles tienen un corazón 4,72 años más viejo que su edad real, lo que les sitúa con una peor salud cardíaca por detrás de ingleses, franceses o suecos.

Empleados empresaAsimismo, el informe de salud laboral también revela que las mujeres españolas tienen mejor salud cardíaca que los hombres, con corazones 3,25 años más viejos que su edad real, mientras los hombres, de media, están 5,24 años por encima de su edad real. Además, la media del Índice de Masa Corporal (IMC) registrado en España es de 26,23, considerado sobrepeso, lo que muestra la relación entre este indicador y la salud cardíaca.

Dstribuidos por profesiones y comunidades autónomas, el estudio de Bupa constata que los profesionales con mejor edad cardíaca se dedican a la medicina, la restauración y el turismo, o son deportistas, informáticos, artistas, militares o profesores, mientras que aquellos con mayor edad cardíaca se dedican a la agricultura, a trabajos artesanos y a la construcción. En cuanto a la región de residencia, Navarra, Murcia, Aragón, Canarias y Castilla-La Mancha son las comunidades autónomas que albergan a los españoles con corazones más sanos, mientras que aquellas con peor salud cardíaca son Extremadura, Islas Baleares, Andalucía, Cataluña y Cantabria.

Desde Sanitas se señala que pese a que las enferemedades cardiovasculares son la primera causa de muerte a nivel mundial, son fácilmente controlables, pues sólo es necesario modificar comportamientos de riesgo como tabaco, dietas poco saludables o consumo de alcohol.

Mejora del entorno

El informe destaca la importancia de crear ambientes sanos tanto en casa como en los lugares de trabajo. En este sentido, algunas personas no pueden mantener hábitos saludables ya que su entorno laboral se lo impide, como la ausencia de espacios libres de humos o la imposibilidad de adquirir comida sana en sus oficinas. El estudio detecta mejoras significativas en aquellas empresas que ponían en marcha iniciativas para favorecer la salud de sus empleados, especialmente en el ámbito de la alimentación.

En este sentido, Sanitas es pionera en facilitar hábitos de vida saludable tanto a sus empleados como a otras compañías a través de su programa Sanitas Smile. Con él, consiguieron aumentar la productividad, reducir el absentismo laboral y facilitar la adquisición de hábitos de vida saludable a sus empleados, a la vez que redujeron indicadores como el peso, la presión arterial, el índice de masa corporal o el porcentaje de grasa corporal.

Ahora, la compañía sanitaria hace extensible a otras organizaciones el compromiso de fomentar hábitos de vida saludables entre sus empleados a través del proyecto ‘Madrid Healthy City’ con el que las empresas apuestan por el fomento de la salud entre sus trabajadores, tendencia emergente en la gestión responsable de los recursos humanos.

Fuente: RRHHPress

×
MENÚ