La estrategia de integración de aplicaciones, requisito básico en el nuevo ERP

Cada vez más, los ERP cuentan con un mayor número de aplicaciones. Esta aparente ventaja en la gestión se puede volver un serio inconveniente si el sistema no garantiza la integración de todas ellas, así como con otras ajenas con las que ya trabaje la empresa. 

Según un estudio elaborado por Gartner, los sistemas de gestión empresarial ERP presentan cada vez mayor complejidad debido a su amplio marco de soluciones. Por ello, las empresas necesitan contar con estrategias de integración de las aplicaciones como BAS HR Cloud que les permita el ahorro de costes y evitar la complejidad que supone su control. No obstante, Gartner alerta de que en el plazo de dos años, el 90 por ciento de las compañías carecerán de esta estrategia de integración, lo que redundará en aumento de costes y complejidad.

Según Gartner, se está produciendo una evolución entre las empresas, desde utilizar una megasuite de un solo proveedor hasta un entorno federado en el que conviven varios ERP para conseguir mayor agilidad. A ello se suma el hecho de que cada vez más las organizaciones operan en una realidad híbrida que introduce más complejidad en integración, analítica y retos de gobierno interno, y que incrementa el riesgo de fallo. De igual forma, muchas empresas están pasando de escenarios in-house a híbridos sin tener capacidades para soportar el reto que supone la integración de las aplicaciones, que Gartner califica de “postmodernas”.

Por ello Gartner considera que hasta 2018 las empresas no estarán preparadas para cubrir este reto de integración en la nueva era ERP, por lo que recomienda a proveedores e integradores de sistemas que revisen y renueven sus metodologías de implementación para ser más rápidos y conseguir que se vean pronto los beneficios de la iniciativa, en términos de agilidad y flexibilidad para la empresa así como en mejoras en la experiencia del usuario.

Fuente: BASHR Cloud

×
MENÚ