Eficiencia, oportunidades de negocio y Big Data, principales beneficios del IoT

En un entorno digital en constante cambio, cada vez adquiere más relevancia el concepto “Internet of Things” (IoT), término que sirve para definir la integración en el día a día de dispositivos tecnológicos que conectan a Internet objetos de uso cotidiano, a través de redes inalámbricas fijas y que suministran datos para su monitorización y control.

Cloud e IoTGracias al IoT, las marcas pueden conocer cuáles son los problemas de sus consumidores al mismo tiempo que ellos o incluso antes. Esta circunstancia no sólo facilitará la creación de productos y servicios más personalizados y predictivos, sino que también modificará los procesos empresariales y la estructura de trabajo.

En este sentido, según The Valley Digital Business School, los sectores que se beneficiarán más de las oportunidades de innovación que supone IoT son los siguientes:

  • Infraestructura: Seguimiento y control de semáforos, puentes o vías (tanto de carácter urbano como rural), detección de cambios en las condiciones estructurales, respuesta inmediata en emergencias, mejora de la calidad, etc.
  • Medio Ambiente: Optimización de recursos a la hora de prevenir y mejorar la eficiencia. Por ejemplo, estableciendo un control de calidad del aire o del agua, de las condiciones atmosféricas o del suelo.
  • Industria y producción en masa: Programación de actividades de reparación y mantenimiento, control y gestión centralizada de procesos, optimización de la cadena de producción o respuesta rápida a las demandas de producto.
  • Energía: Monitorización remota del consumo energético, almacenamiento inteligente, sistemas de detección y actuación, optimización del consumo energético, etc.
  • Medicina y salud: En este caso pueden utilizarse dispositivos para proporcionar datos operativos a tiempo real, habilitar sistemas de notificación de emergencia y vigilancia remota o supervisar y asegurar el bienestar general de personas mayores o con enfermedades crónicas.
  • Logística y Transporte: Seguimiento de los sistemas de transporte que incluyan al vehículo, conductor e infraestructura, control del tráfico inteligente, elección del estacionamiento, implantación de sistemas de cobro electrónico de peajes, gestión de logística y flota o asistencia vial y seguridad.
  • Entretenimiento: Mejora y creación de sensores en dispositivos móviles, tecnologías de realidad virtual o consolas con sensores de movimiento que sirvan para mejorar la experiencia del usuario.

Aunque parezca fácil, el Internet de las Cosas requiere una estructura tremendamente compleja, además de una especial atención a la seguridad de todos esos datos almacenados. Sin embargo, sus ventajas y oportunidades hacen que merezca la pena: añaden eficiencia, su aplicación no es excesivamente cara, supone nuevas oportunidades de negocio y mejora los procesos de trabajo existentes.

En definitiva, IoT supondrá una auténtica revolución que va a requerir estar preparado para un mundo inteligente que llegará a los 200.000 millones de dispositivos conectados en 2020 -más de 26 por individuo-.

Fuente: The Valley Digital Business School

×
MENÚ